FOLLOW ME

  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • c-youtube

© 2023 by Samanta Jonse. Proudly created with Wix.com

MALENTENDIDOS

Lecturas equívocas, interpretaciones erráticas de poesías dadas a publicidad…

Un poema de Elena Anníbali

la creciente

 

esa noche llegó la creciente y trajo

muebles viejos, mugre

de los canales vecinos

botellas

víboras

 

se va a llevar todo, dijo

mi madre

y me imaginé los huesitos de enzo

flotando en la corriente, al lado

de los canteros de verdura

me imaginé su ropa última

roída por las polillas y la fiebre

sus uñas crecidas

las hebritas de pelo rubio

entre los alambres del portón

 

entonces me apuré a encender el sol

de noche en la cocina

a tapar la puerta con las bolsas de arena

esperando que la muerte no pasara

que siguiera el curso del agua

hacia el naciente

donde las tierras son bajas

y crece el aleppo

y la enredadera azul

 

De Tabaco mariposa. (Córdoba, Caballo Negro Editora, 2017).

     La frase de una madre puede crecer como un río, puede penetrar en nuestro cuerpo sin defensas, erizado ante el desastre que se avecina: “se va a llevar todo”. Es la única cita (en cursivas), las únicas palabras ¿ajenas? que aparecen en el texto. La hipérbole materna y el desmadre natural desatan la atmósfera de intemperie que urde el poema. Y tanto esas palabras como los restos mortales de la tierra son arrastrados por la oscura fuerza de las aliteraciones, esas resonancias que atraen unas palabras a las otras: (las m y v/b de la primera estrofa, el empaste plural de las r en la segunda). La falta de mayúsculas y signos de puntuación parecen no querer entorpecer dicho fluir.[1]

     Y esa sentencia con la que una madre augura la catástrofe leyendo lo que trae el agua provoca la acción imaginativa del sujeto poético (segunda estrofa), que ahonda en la nota tremendista con el íntimo retrato alucinado de unos restos mortales, y su inmersión en los acontecimientos del mundo (tercera estrofa) –la disposición del sol de noche y las bolsas de arena (esas herramientas mínimas) –, aunque el poema se cierre con una esperanzada evocación cósmica: “la enredadera azul”.

     Cuando las palabras de contratapa se ocupan de la poesía y no de los rótulos institucionales que se siguen avivando con la mera mención, aciertan en señalar “la verdad de un corazón, su rara cuchillada” para aludir al poder incisivo de los versos de Anníbali. Una poética del shock, como efecto de esa sutil tensión –a pesar de la crudeza de los materiales utilizados– que se logra asociando en este caso la noche con “el naciente”,  “el sol/ de noche” (una definición del poema y de la poesía, porqué no), la espera vana de que la muerte no pase (con toda la ambigüedad del término “pasar”), que puede aludir a la posibilidad de filtrarse en la casa –que hace de tamiz que salva los más finos restos y, por ende, la muerte ya anida en ella– o de seguir su camino hacia las tierras bajas donde crece el aleppo (con la doble p de su origen oriental), el más allá donde nace la fiera belleza del mundo.

                                                                                           

Diego Colomba

Rosario, 16 de septiembre de 2017.

[1] El proceso de escritura supone –creemos– un mismo trabajo de arrastre y decantación: los lectores de Anníbali pueden advertir cómo las palabras “mugre” y “fiebre”, insertas en la anécdota que narra el poema, han cobrado densidad existencial y simbólica en los poemas más despojados de referencias realistas de “Curva de remanso”, su último poemario publicado.

     

          

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now