Inmemorial (Rosario, Baltasara Editora, 2015)

 

 

 

“Nuestra niñez, el resorte de todos nuestros estupores, no es lo que fuimos sino lo que somos desde siempre (...)

 Aquí recordar no es moverse en el tiempo, sino salir de él”

Césare Pavese

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mitos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Melodistas

Mixtos
corbatitas
y pechitos
colorados.
Tordos
jilgueros
tacuaritas
benteveos.

 

Sus flautas
aún percuten
el aire verde

de mi infancia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hábito

 

Es fácil

la nostalgia.

 

Y una trampa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bichos canasto

 

Auguran

la feliz

defoliación

de la memoria.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Parra brava

 

De racimos de uvas

pequeñísimas

y agrias

se alimenta

mi memoria.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Instante

 

No necesita agua ni aire.

 

Ni siembra.

 

Está vacía.

 

Desoye el recuerdo y la fantasía.

 

Por instinto.

 

Humildísima.

 

Esta semilla es.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mitologías

 

Rastrojos quemados a la vera del camino.

 

Los hombres creen

en la bondad de la ceniza.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dios

 

Un bloque macizo de piedra

que cayó del cielo

en los dominios ruinosos

del gallinero

el yunque.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lo sensible

 

No hay palabras en la patria de la infancia.

 

Solo cielos acres pastizales que se inflaman con las brisas

bichos que estridulan el lenguaje universal del corazón.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Camino rural

 

Olor del zorrino.

 

Mis pasos

se hunden

un instante

en la tierra

natal.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A la deriva

 

Arrastra la resaca del día

a un remanso de turbios restos

su último espejismo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ilusionismo

 

Ululan las palomas en los altos tinglados de la siesta.

En el sueño levitamos con una ramita en la boca.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mitos

 

En las horas más baldías

los colores del corazón.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Alucinamiento

 

Murmura la oropéndola

en el lila inalcanzable de las malvas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nostalgia

 

Trina el corbatita

en la hierba rala.

 

Piso el palito.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Espíritu

 

Caña bizcochos y cigarros

a la sombra del sauce.

 

Y el canto añoso del jilguero.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Psicodelia

 

Fosforece el verde

suspendido

de las luciérnagas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sabio

 

Al sol

me olvido

de querencias.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Umbrales

 

Ídolos de metal en las vizcacheras.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En los parajes más suyos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Muerte del padre

 

Presentí

los vientos

de una borrasca.

 

Sobrevino

como el soplo

que apaga

una lumbre.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ecos

 

A espaldas de un hombre

que arrastra los pies

contemplo su camisa pasada de moda

demasiado grande para esos hombros

el pelo entrecano que ralea y el esmero

de la navaja para quitar la pelusa de la nuca

las orejas que se desmadran enrojecidas

por las patillas de los anteojos

y el contorno ahora

que caminamos juntos

y el sol nos pega de frente

de una misma sombra.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Especies

 

El falso alcanfor que no pasa

por el tamiz del mosquitero

una vez que se entornan los postigos

aún verdea inmune a las heladas

que hacía mucho no se repetían

y no se cansa de decirlo el hombre

que lo plantó hace un puntal de años

creyendo que abundaría en sombras

y se quedó en la altura y no dio frutos

sino racimos de hermosas flores blancas

y un perfume que repele los mosquitos

en verano y en invierno si se frotan

sus hojas que distrae a quien las huele

del rigor perenne de la vida.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esperando que el sol caiga

 

Levemente inclinado sobre el respaldo de la silla

el abuelo extiende el diario de la mañana

para que nadie le hable siquiera

salpicado como está por esa luz

tibia que se astilla en la parra

y le entrevera los recuerdos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Origen

 

Deflagra la única lumbre del rancho.

 

A la intemperie

el hacinamiento hace familia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Erosión

 

Los ojos del abuelo lagrimean

aquerenciados

con la luz y la sombra.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comparación

 

Busco los huesos

de mis hijos

en un desierto

de piedra y sal.

 

Mi vida ardió

en este espejo

mezquino.

 

Necesitaría

cien vidas

más.

 

Me levanto

empero

cada mañana.

 

Escarbo

en la dureza.

 

 

 

 

 

Golosina

A mi abuelo Diego.

 

Con un pedazo de pan

y un puñado de sal fina

que guarda en el gabán de pana

roído

ahora que ha dejado

la bicicleta flaca

contra el tejido

bajo ese sol

baldío

me convida.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ojo de vidrio

 

Aun la herrumbre

enchastrada de brea

devolvía alguna luz.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bajo la parra

 

Como extraños

taciturnos

beben

y comen

a la memoria

de una sombra

más fría

y distante.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hacia el lado del alba

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pobre consuelo

A Jorge Isaías

 

Fui un niño

sin palabras.

 

Ahora escribo

vocablos

nostálgicos.

 

Como si fuera posible

enmudecer.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La náusea

 

Una palabra

me habita.

 

Inhóspita.

 

Huraña.

 

Muda.

 

Esa palabra

es solo mía.

 

Y conmigo se irá.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Necrofilia

 

Un poema

vive

de sus restos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Decadente

 

En la herrumbre

de los cuerpos

la voz bronca

los acres

destellos

del poema.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Música fácil

 

Las espigas de trigo

deflagran tornasoladas

en la tersa tela del sueño.

 

¿Cómo mensurar

el rinde del sentido

en la trilla del poema?

 

¿Cuán pronto

su soplo final

en la molienda?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Arte poética 1

 

Cortar el cardo cuando la flor despunta.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Arte poética 2

 

Libre de yuyos la alfalfa crece

con la mínima humedad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Poeta

 

El alma

dulce

de los higos

robados

al verano

transmigra

en el canto

plural

de la calandria.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Telúrico

 

Como un tropo

que al sol rompe

la piel dura

del lenguaje

el rojo

translúcido

de la granada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Algo silvestre

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Alergénicos

 

Ancianas de floridos vestidos

bajo el polen de los árboles

llenan sus pulmones de amor.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Prodigio

 

La lluvia radial

del regador

salpica el polvo.

 

Como la alegría

emana

su vaho animal.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Luna llena

 

En sombras

fulguran

los milagros.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En las orillas

 

Llueve.

 

Son del cielo

las pasturas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Primavera

 

La feliz inflorescencia

del cardal ampara

espinas y aguijones.

 

Hay algo

de inhumano

en la belleza.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Humilde

 

El yuyo ralo

se entona

en la orilla

salitrosa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Del aire

 

El gorjeo

original

de la calandria.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Muda

 

La torcaza

en el barrizal.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Intensidad y altura

 

Tres benteveos cantan

la canción del bichofeo.

 

Dan pequeños saltos

oscilantes

como melodías.

 

Solo el bullicio

les arranca

el obstinato

final

del vuelo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El más allá

 

En la tierra

parda

que se pega

al filo

de la azada

se anima

una lombriz.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Creencia

 

Un colibrí

real

palpita

en la luz

de la tarde.

 

Y anochece.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Amenaza

 

En las lindes soleadas de la chacra

la hacina de heno abriga

roces inflamados entre yuyos

y tierra húmeda y fría.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Epifanía

 

En el leve

abrazo

del aire

rutila

fugaz

el colibrí.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Rocío

 

En el pastizal

la última

fiebre.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Chispa

 

Trizas

del alba

en el pastizal.

 

Los jilgueros

repiten el reclamo.

 

Hay en lo vivo

algo inextinguible.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un fuego

 

El tibio hálito

de las torcazas

en la ceniza mojada.

 

Hay algo

de antiguo

en el sol

que quema.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Posteridad

 

Dos pulgas

en el mimbre

urdido

de su piel.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Humildes

 

En los pastos amarillentos

que ralean al pie

del palo borracho en flor

la misma luz.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Curioso

 

Hurgo

en la tierra

mojada.

 

Esparzo

su acre

rumor.

 

Entre los dedos

se aligera

la turba

de los días.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pentimenti

 

La lluvia deslíe

el enchastre de las moras

como un flojo licor

en la memoria.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La mesa

 

Bajo los huesos duros

del olivo

un estropicio

de hojas secas y resina

agrava la miseria

del tiempo

la ruina

del porlan.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Migrantes

 

La ramita lanzada

al cauce cenagoso de la calle

derivó entre niños y galgos

hacia la turbia linde

del milagro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Labrador

 

Bajo la cáscara

reseca

de la tierra

los gusanos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tapiales

 

Entre las sombras

que el sol

esparce

en su caída

algunos fuegos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cae la tarde

 

Tierra ignota

de los surcos

bajo el arrullo

cordial

de las regaderas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aire leve

 

En hilos aúreos

los tordos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Vértigo

 

Ebria de luz

la voluble

inflorescencia

de las bayas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ritual

 

El derrame bautismal de la vertiente

barre los últimos vestigios.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Zanja

 

Caricias del barro

que se extingue

en la gracia

extática

del agua.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No es la luz

 

Son las sombras las que inflaman

las achiras amarillas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Apogeo y decadencia de la langosta

 

Sobre el maizal la ruina

de las bandurrias.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Proporciones

 

Hay tantas liebres que los galgos

no les prestan atención.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Plagas

 

Brotaban las liebres

como hierbas malas

antes de la peste.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diez pirinchos muertos

 

Hicieron aspavientos en esas mismas ramas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Martinetas

 

Entre lejanías

el fin.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cardenal

 

Trinos

en la linde

de la lluvia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hogar

 

En la maleza el brillo

del colibrí.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Langostas

 

Tremolan los trapos en el maizal.

La muerte enjambra bajo la tierra.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Perdido

 

Sobre el caballo que pasta al filo

de la loma un velo

de ceniza.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El dolor incolmable

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una vindicación de la pena

 

En la sustancia de la tierra que se rompe

y se levanta en menudas partículas

de elemental  melancolía

reverbera la luz.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ocaso

 

El mar

es un fuego

inalcanzable.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Existencial

 

Nuestras tibias ideas

ascienden espiraladas.

 

El mundo

es un viento frío

que aborrece el vacío.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Radio portátil

 

Deslizo la aguja por el dial.

 

Sílabas notas sueltas

chasquidos confluyen

en su flujo sonoro.

 

Es noche y en mi almohada

descansa un aparato

en sintonía con el mundo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sinsentido

 

Las flores de cohete

crecen briosas

entre las totoras.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pathos

 

Parecía quemado

por el fuego.

 

Pero un paisano explicó

que era un árbol enfermo.

 

Del tronco brota

una savia oscura

que lo impregna todo

hasta matarlo.

 

Pobre arbolito del cerro

—añadió—

cuando te salió

la primera mancha.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ser

 

En el haz de luz

epifánicas partículas

de polvo suspendido.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Insomnio

 

La lucidez

corroe

la noche.

 

Como una peste.

 

Desgarra

su manto

de olvido.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nostálgico voyeur

 

Entrego las llaves

a los nuevos moradores

como alguien que se deshace

de viejas fotos familiares

que abren las puertas

de un mundo

que solo se habita

con la mirada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Desarraigado

 

Como pasto seco

que el viento arrastra

desmemoriado

tras la siega

y se arremolina

pero ahicito nomás

se queda

cavilando

y otra brisa…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tango revisited

 

Esta alegría

es pasto

de las llamas:

 

tiempo

que nunca

volverá.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Invierno

 

Las vainas leñosas del espinillo

eran blandas en abril.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tobogán entre pajas bravas

 

En la herrumbre del deslizadero

adivino tibios roces

con la nada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Debilidad

 

Como las flores caídas

del espinillo

me abandono

al arrastre

insensible

del día.

 

 

 

 

 

 

 

 

Consumación

 

En el pastizal blanco

mi vida baldía.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Entre el maizal y la laguna

 

Un escopetazo

al acecho

del tiempo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cavilaciones

 

El humo

que asciende

moroso

y relumbra

en cada pitada

se disgrega

entre racimos

de uvas

que jamás

fueron dulces.

 

 

 

 

 

 

Vivencia

 

En el pasto ralo

prendimos el fuego

con tallos de cardo.

 

Cuando se apagaron

las últimas brasas

hablamos del frío.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tilcara

 

Guirnaldas y flores de artificio

alumbran tumbas y nichos

en la altura.

 

¿Con qué estridencias

descansamos

de la muerte?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Piel

 

Escaldan

las precoces

muertes

del verano.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Rancho abandonado

 

Cimbra el amarillo en el arrojo del azul. Restos amarronados en la linde. Todo lo salvará el silencio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Índice

 

Mitos

Melodistas /

Hábito /

Bichos canasto /

Parra brava /

Instante /

Mitologías /

Dios /

Lo sensible /

Camino rural /

A la deriva /

Ilusionismo /

Mitos /

Alucinamiento /

Nostalgia /

Espíritu /

Psicodelia /

Sabio /

Umbrales /

 

En los parajes más suyos

Muerte del padre /

Ecos /

Especies /

Esperando que el sol caiga /

Origen /

Erosión /

Comparación /

Golosina /

Ojo de vidrio /

Bajo la parra /

 

Hacia el lado del alba

Pobre consuelo /

La náusea /

Necrofilia /

Decadente /

Música fácil /

Arte poética 1 /

Arte poética 2 /

Poeta /

Telúrico /

 

Algo silvestre

Alergénicos /

Prodigio /

Luna llena /

En las orillas /

Primavera /

Humilde /

Del aire /

Muda /

Intensidad y altura /

El más allá /

Creencia /

Amenaza /

Epifanía /

Rocío /

Chispa /

Un fuego /

Posteridad /

Humildes /

Curioso /

Pentimenti /

La mesa /

Migrantes /

Labrador /

Tapiales /

Cae la tarde /

Aire leve /

Vértigo /

Ritual /

Zanja /

No es la luz /

Apogeo y decadencia de la langosta /

Proporciones /

Plagas /

Diez pirinchos muertos /

Martinetas /

Cardenal /

Hogar /

Langostas /

Perdido /

 

El dolor incolmable

Una vindicación de la pena /

Ocaso /

Existencial /

Radio portátil /

Sinsentido /

Pathos /

Ser /

Insomnio /

Nostálgico voyeur /

Desarraigado /

Tango revisited /

Invierno /

Tobogán entre pajas bravas /

Debilidad /

Consumación /

Entre el maizal y la laguna /

Cavilaciones /

Vivencia /

Tilcara /

Piel /

Rancho abandonado /

 

 

 

 

 

 

 

 

FOLLOW ME

  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • c-youtube

© 2023 by Samanta Jonse. Proudly created with Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now